Rediseño de marca SPEPM (Septiembre 2020)

El rediseño posee un formato de isologotipo, una forma compuesta de una parte icónica ( iso) y una parte verbal (texto). Este formato convencional tiene la ventaja de que ambos elementos pueden separarse o reconfigurarse según la situación.

El símbolo está formado por dos elementos que se conjugan para formar una letra “S”, inicial del servicio. Cada uno de estos elementos está compuesto por dos planos perpendiculares que comparten una arista y están dispuestos en perspectiva. 

El encuentro entre los dos planos se realiza a través de una curva, que enfatiza la letra “s” y produce una conexión más sutil y progresiva. El concepto detrás de cada uno de ellos es la idea de “apertura” haciendo referencia al “aula abierta” como modelo, y a su vez evocan a un libro o a una computadora portátil , herramientas siempre presentes en los procesos educativos. Los dos elementos están conectados, relacionándose espacialmente, lo que transmite una idea de unidad conexión y vínculo, conceptos correlativos con la naturaleza del SPEPM como organización que relaciona, coordina y articula las políticas educativas de las instituciones privadas de nuestra provincia.

El texto está compuesto en una tipografía de palo seco de buen peso, que transmite seriedad y solidez. Los colores elegidos, de la gama de los azules, además de ser sobrios, evocan a lo educativo debido a su relación con lo intelectual, y la adición de cyanes o celestes le otorgan la dinámica relacionada con la juventud y el aprendizaje.

La utilización adecuada de un signo gráfico y todos los artificios visuales generados a partir de su concepto y su posterior materialidad, no solamente sirven para identificar a la organización  sino que pone en relieve su accionar, su funcionamiento y su presencia institucional a través de los diversos canales de comunicación que llegan al público.

En una época donde la información y la comunicación revisten un carácter fundamental a la hora de transformar la realidad de quienes forman nuestra comunidad, nos parece fundamental la preocupación por la instauración de un discurso claro, preciso y significativo, partiendo desde las formas de la visualidad y que es posible con la presencia de una marca gráfica y un sistema visual homogéneo, coherente y estandarizado.